Restauración de molinos de marea
LOS MOLINOS DE MAREA

EN LA COSTA ORIENTAL DE CANTABRIA

- Autor: Juan José Gómez Sanz -

e-mail

(Ir a las páginas pinchando en las fotografías o en sus textos)

Las marismas, enclave de los ingenios hidráulicos

Es una opinión generalizada que el objetivo de la restauración de los antiguos molinos hidráulicos, edificaciones que tuvieron gran importancia económica en el pasado y cuentan con un enorme valor histórico y cultural en el presente, no es solo conseguir la conservación de un edificio singular, sino que debe comprender también la rehabilitación integral del conjunto de la genial obra de ingeniería que le da sentido (diques, compuertas, aliviaderos, muelas, mecanismos hidráulicos, etc.). Asimismo, enclavados los molinos hidráulicos en un medio natural de gran valor con el que interrelacionan íntimamente, la recuperación ambiental del entorno de la obra humana se hace también asignatura obligada.

   

     Restauración de molinos de marea

¿Cómo funciona un molino de marea?

Los molinos de mar se documentan en el siglo IX en el mundo árabe y por lo que se conoce, llegaron a nuestras costas a partir del siglo XI. Según fuentes documentales, el molino de Cerroja en Escalante fue construido en 1047 y podría ser el más antiguo de Europa. Estos ingenios tecnológicos tuvieron un gran desarrollo a partir del siglo XVII en la fachada atlántica y cantábrica, especialmente en la costa oriental de Cantabria, siendo incontables los que funcionaron en esta zona para la molienda de maíz hasta mediados del pasado siglo, Desde entonces, fueron progresivamente abandonados y, sometidos a la agresión del medio marino, arruinándose, de forma que en la actualidad muchas de estas antiguas edificaciones han desaparecido.

         

            ¿Cómo funciona un molino?                                                                                                

Las muelas, el guardapolvo, la tolva, la cabria, etc.

Afortunadamente, han comenzado a realizarse actuaciones en la zona para la rehabilitación de estas construcciones, que, salvo contados casos, suponen un gran acierto desde los puntos de vista de la arquitectura, la ingeniería y la ecología. Ahora que cada vez cobra más importancia el desarrollo sostenible, con la restauración de los molinos de mar se abren grandes expectativas y potencialidades: turismo rural y fuera de temporada; realización de actividades de interpretación y observación de la naturaleza; museo de antropología (tradiciones industriales y pesqueras, historia, gastronomía y folclore); taller de artesanía local; centro de divulgación cultural (exposiciones, cursos y conferencias), etc.                                     

 

 

Elementos que componen la maquinaria

Google